Llámanos
957 782 479
656 850 757
Horario apertura
Lun. - Vie.: 09.00h - 14.00h
16.00h - 21.00h

Plagiocefalia y fisioterapia

La plagiocefalia es la principal patología craneal en el recién nacido. La palabra plagiocefalia proviene del griego: «cabeza oblicua».

En primer lugar, se debe diferenciar si la alteración craneal es posicional, plagiocefalia postural ocasionada por factores mecánicos, o craneosinostosis, cierre de sutura de manera temprana, ya que si se trata de esta última, se debe preceder a una técnica neuroquirúrgica.

¿Qué es la plagiocefalia?

La plagiocefalia es una malformación cráneo-facial que afecta de una o más suturas del cráneo. La naturaleza de la lesión es benigna y no sinostósica, fusión prematura de una sutura coronal. La principal causa de esta asimetría son las fuerzas extrínsecas, fuerzas externas, que presionan sobre los huesos blandos y maleables de la cabeza del lactante en los primeros meses de vida.

Puede haber riesgo en prenatales, pero lo más habitual es que sean postnatales. Dentro de los prenatales destacan las anomalías uterinas, oligoamnios, es decir, descenso de líquido amniótico y presentación podálica que limitan la movilidad cefálica con mayor riesgo de sufrir tortícolis. Los factores postnatales son más frecuentemente relacionados con el tiempo en posición en decúbito supino, como puede ser estar boca arriba en sillita, carrito o hamaca mucho tiempo , asimetría en los movimientos de lateralización de cabeza del bebe, retraso motor y apoyo cefálico sobre superficies duras.

¿Qué podemos identificar la plagiocefalia en un lactante?

Si observamos al bebe puede apreciarse con una prominencia frontal unilateral y un aplanamiento posterior (zona occipital) de ese mismo lado, que es la zona de apoyo. En el lado contralateral a la prominencia frontal, en la parte de atrás del cráneo, podríamos ver una prominencia occipitoparietal (se aplana el occipital de un lado). Estos rasgos determinan una forma de cráneo romboidal y asimétrico. 

Para determinar el grado de gravedad, se deben tomar medidas del cráneo con cefalómetro, laterales y anteroposteriores.

Es importante saber que la tortícolis y la plagiocefalia están estrechamente relacionadas. Debemos estar atentos si el bebé tiene preferencia por una posición cefálica determinada, esto puede considerarse una manifestación temprana de tortícolis y por ello, riesgo de sufrir plagiocefalia.

¿Qué medidas preventivas podemos aplicar a nuestro bebe?

La mayoría de los niños mejoran cuando empiezan a obtener control cefálico, es decir, mantener la cabeza erguida por sí mismo, ya que al no tener la cabeza apoyada constantemente y poder mover más activamente no la someten al cráneo a presiones constantes. Destacar que muchos otros casos, cambiando una serie de medidas posturales y de hábitos, también se obtiene mejoría. 

  • Dormir al niño alternativamente sobre un costado u otro.
  • A la hora de poner el pañal, poner la cabeza del niño alternando la posición.
  • Colocar los juguetes alternativamente a un lado y otro de la cuna, sillita…
  • Cuando se lleve el bebé en brazos, cambiar la posición sobre la cadera izquierda y derecha.
  • Intentar llamar la atención del bebé de uno y otro lado de la cuna o sillita por igual.

Tratamiento fisioterápico

El abordaje principalmente de esta patología es con terapia manual. Los objetivos de las técnicas empleadas por el fisioterapeuta son flexibilizar y liberar tensión de los elementos elásticos del cráneo del bebe (membranas, fascia, musculo) y mejorar las zonas de abombamiento y aplanamiento acompañado de una buena corrección postural llevada cabo por los papás.

En los casos más graves, se coloca una ortesis a modo de casco, que corrige las asimetrías craneales mediante compresión y zonas libres de presión, pero no es lo habitual.

Si tienes cualquier duda o consulta, ponte en contacto con nosotros.

Fisioterapia Respiratoria

¿Qué es la Fisioterapia Respiratoria?

Es una especialidad de la fisioterapia que se encarga del tratamiento, prevención y estabilización de las diferentes enfermedades respiratorias. El objetivo de la fisioterapia respiratoria es conseguir una mejoría de los síntomas, enlentecer la progresión de la enfermedad, mantener o mejorarla función respiratoria. Con ello, se intenta conseguir la máxima capacidad física, mental, social y laboral del paciente.

Para el tratamiento de patologías respiratorias encontramos diferentes técnicas. Dependen de la gravedad o de las necesidades del paciente, podemos aplicar durante las distintas fases del tratamiento.

Entre las técnicas empleadas en la fisioterapia respiratoria nos encontramos:

Drenaje postural: Es la técnica que mejor se tolera y la más indicada para la eliminación de las secreciones. El objetivo de esta técnica es posicionar al paciente de forma que nos permite drenar la zona que deseamos, de esta forma con respiraciones profundas, las secreciones se deslicen hacia bronquios mayores y tráquea, hasta ser expulsadas con tos efectiva.

Percusión y vibración: La percusión consiste en dar palmadas, de una manera rítmica, con las manos huecas para despejar mecánicamente las secreciones de las paredes de los bronquios. La vibración consiste en la compresión intermitente de la pared torácica durante la espiración, intentando aumentar la velocidad del aire que sale para desprender secreciones.

Educación de la tos: Esta técnica consiste en enseñar a toser para acto seguido realizar una inspiración profunda, durante la espiración, procurar toser en dos o tres tiempos para un mejor arrastre de las secreciones.

Ejercicios respiratorios: Los ejercicios respiratorios tienen como objetivo disminuir el trabajo respiratorio para así mejorar la oxigenación además de aumentar la función respiratoria. Entre ellos encontramos: respiración con labios fruncidos, respiraciones diafragmáticas, ejercicios de expansión pulmonar y ejercicios con espirometría incentiva.

El entrenamiento muscular: los músculos que participan en la respiración también se incluyen dentro del programa de fisioterapia respiratoria.

En conclusión, cada paciente es único por esa razón, es necesario un diagnostico y un tratamiento individualizado que debe ir actualizándose y variando, dependiendo de la evolución del paciente.

 

Estamos a tu disposición ente cualquier duda o pregunta.

 

Suelo pélvico en fisioterapia

Disfunciones del Suelo pélvico y Fisioterapia

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico es el conjunto de músculos, tejidos y ligamentos que sirven de apoyo a la vejiga, útero, uretra, vagina, recto y ano, y mantiene sus posiciones adecuadas en la pelvis. El correcto estado del suelo pélvico facilita el buen funcionamiento de apertura y cierre de esfínteres. Su mala función produce prolapsos, incontinencias y disfunciones sexuales.

Causas que pueden ocasionar una lesión o debilidad en la musculatura perineal:

  • En el embarazo, tanto el peso del útero como el efecto relajador de las hormonas pueden debilitar el suelo pélvico.
  • Durante la fase expulsiva del parto se pueden provocar lesiones músculo-aponeuróticas y neurológicas perineales.
  • La caída de estrógenos en posmenopáusicas provoca pérdida de tono y flacidez de los músculos perineales.
  • Intervenciones quirúrgicas sobre el periné.
  • Obesidad.
  • Estreñimiento.
  • Tos crónica del tabaquismo u otra enfermedad respiratoria.
  • Profesiones de riesgo (deportistas, músicos de instrumentos de viento..).

¿Qué patología puede ocasionar una disfunción de suelo pélvico?

Prolapsos de órganos pélvicos:

Es un descenso de las vísceras pélvicas por debajo del plano muscular. Este tipo de patología en sí no es grave, pero suele ser sintomática y afecta a la calidad de vida de la paciente. El cuadro clínico que suelen presentar es incomodidad o pesadez intrapélvica, dispareunia, dificultad para ponerse tampones, dolor crónico en zona lumbar, sensación de no vaciar completamente la vejiga, incontinencia urinaria de urgencia, entre otros. Los prolapsos que pueden darse en la vagina son:

  • Cistocele: Vejiga.
  • Uretrocele: Uretra.
  • Uterocele: Útero.
  • Enterocele (intestino delgado) y Rectocele (recto): Más excepcionales.

Incontinencia urinaria:

Definida como “pérdida involuntaria de orina objetivamente demostrable que origina un problema social o higiénico al paciente”. Según el patrón que sigan existen diferentes tipos de incontinencias.

  • Incontinencia de esfuerzo: Cuando la pérdida se produce al realizar un esfuerzo físico o al estornudar o toser. La musculatura del suelo pélvico no puede contrarrestar un incremento de la presión abdominal y se produce la pérdida.
  • Incontinencia de urgencia: La pérdida involuntaria está asociada a urgencia. Ésta se suele ver asociada a una clínica irritativa, es decir, polaquiuria (mayor número de micciones al día), nicturia (aumento del número de micciones por la noche) y tenesmo (sensación de ganas de defecar continua). Las causas de la incontinencia urinaria de urgencia pueden ser primarias o idiopáticas y secundarias a tumores vesicales, cistitis o prolapsos.
  • Incontinencia urinaria mixta: Cuando se presentan síntomas de ambas entidades explicadas anteriormente.

Disfunciones sexuales:

La dispareunia es una de las alteraciones más prevalente, se trata de dolor recurrente o persistente a la penetración vaginal completa o el intento de realizarla.

El vaginismo se caracteriza por un espasmo involuntario de los músculos que envuelven la vagina al intentar el coito, imposibilitando la penetración.

¿Qué puede hacer la fisioterapia para ayudar?

En todas estas alteraciones la fisioterapia juega un papel muy importante. En 1950 el ginecólogo Arnol Kegel demostró la estrecha relación que hay entre los escapes de orina y la hipotonía o debilidad de la musculatura perineal. A raíz de ahí, se han ido haciendo grandes avances en este campo, para mejorar o conseguir la continencia urinaria, reforzar la musculatura estriada para y periuretral, conseguir un aumento del equilibrio en la estática pélvica, mejorar la vascularización local y la función ano-rectal además de conseguir una sexualidad satisfactoria.

El tratamiento de la disfunción del suelo pélvico llevado a cabo por el fisioterapeuta agrupa distintas medidas como modificación de los hábitos higiénico-dietéticos y terapia conductual, y rehabilitación de musculatura perineal.

A continuación, explicamos brevemente en que consisten estas técnicas:

Las medidas higiénico-dietéticas engloban:

mantener un peso adecuado para reducir la sobrecarga del suelo pélvico, evitar ejercicios intensos que aumenten la presión intraabdominal, disminuir la ingesta de xantinas (café, té) y regularizar el ritmo intestinal.

El reentrenamiento vesical

tiene como objetivo principal incrementar el tiempo entre cada micción voluntaria mediante una agenda individualizada y ajustada para cada enferma. En primer lugar, se le debe enseñar la fisiología y patofisiología de la micción, a rellenar el diario miccional y se le instruyen en algunas técnicas de relajación. El objetivo final es que la paciente orine cada tres o cuatro horas y que desaparezcan los episodios de incontinencia por urgencia.

La rehabilitación del suelo pélvico

tiene como misión tonificar y fortalecer esta musculatura y se divide en técnicas activas o pasivas, dependiendo de la participación voluntaria de la paciente en los mismos.

    • En los procedimientos activos tenemos la cinesiterapia verbal o gimnasia perineal, que requiere de un tiempo de aprendizaje individual para que la mujer reconozca los grupos musculares a rehabilitar, pasando posteriormente a ejecutar de forma repetitiva una tabla de ejercicios.
    • Cinesiterapia con biofeedback: En este caso los ejercicios musculares se realizan asistidos por un equipo que traduce la contracción muscular pélvica en una señal gráfica o acústica, para que el paciente y el fisioterapeuta perciban el trabajo que se está realizando. El biofeedback ayuda al reconocimiento de las estructuras del suelo pélvico, facilitando su aislamiento e integrándolas el paciente en su consciencia
    • La rehabilitación pasiva se realiza con técnicas de electroestimulación, aplicando corriente eléctrica a través de la pared vaginal o rectal se pretende inducir la contracción pasiva del esfínter periuretral y de la musculatura perineal. Su mecanismo de acción se realiza fundamentalmente a través de la activación refleja, por lo que es imprescindible que el arco reflejo espinal esté íntegro.
    • Por último, la neuromodulación mediante la estimulación eléctrica de raíces sacras con fines terapéuticos se basa en distintos mecanismos. Por un lado, abolir la inestabilidad vesical mediante la contracción del esfínter uretral externo, y por otro, estimular las fibras que transmiten los impulsos sensoriales del aparato genital.

Nuestra clínica y el suelo pélvico.

Nuestro equipo de fisioterapeutas está formado y especializado en suelo pélvico que puede ayudar al paciente a solucionar esos problemas tanto con terapia manual como con la tecnología más avanzada. Cada paciente es único por lo que la valoración inicial es fundamental para saber donde debemos actuar.

Si presentas alguna de estas patologías o sospechas que puedes tenerla, llámanos y te ayudaremos.

 

artritis rematoide y la fisioterapia

Artritis reumatoide y fisioterapia

¿Qué es la artritis rematoidea?

La artritis reumatoidea (AR) es un trastorno autoinmunitario crónico que lleva a la inflamación de las articulaciones y tejidos circundantes. Es una enfermedad progresiva que también puede dañar a otros sistemas corporales como: piel, ojos, pulmones o corazón. Por esta razón los pacientes con artritis rematoidea y la fisioterapia debe ser una combinación en la que se trate de forma habitual.

La AR se puede presentar a cualquier edad, pero es más común en mujeres de mediana edad.

La artritis reumatoide precoz tiende a afectar primero las articulaciones más pequeñas, especialmente los dedos de las manos. A medida que avanza la enfermedad, los síntomas suelen extenderse a las muñecas, rodillas, pies, tobillos, codos, cadera y hombros. La mayoría de las veces la AR afecta a las articulaciones en ambos lados del cuerpo por igual.

Debe de diferenciarse de otras patologías como la artrosis, la cual no es inflamatoria, sino un trastorno degenerativo del cartílago.

¿Qué síntomas tiene la artritis rematoidea?

El diagnostico de fisioterapia para la artritis rematoidea es:

  • Dolor leve en articulaciones, pueden sentirse calientes y sensibles a la palpación acompañadas de inflamación.
  • Rigidez matutina, que dura por más de 1 hora, o tras grandes períodos de inactividad.
  • Cansancio, fiebre, pérdida de apetito y debilidad muscular.
  • Los períodos de mayor actividad de la enfermedad, a los que llamamos “brotes”, se alternan entre períodos de remisión relativa, en los que la hinchazón y el dolor se disipan o desaparecen. Con el paso del tiempo, la artritis reumatoide puede provocar que las articulaciones pierdan su rango de movimiento y se deformen.

¿Qué puede hacer la fisioterapia por los pacientes con artritis reumatoide?

Es muy importante realizar un diagnóstico precoz para poner en marcha cuanto antes medidas que se frenen el progreso de la enfermedad.

Los ejercicios terapéuticos recomendados por el fisioterapeuta tendrán como objetivo:

  • Mantener o recuperar la movilidad.
  • Aumentar la fuerza y resistencia muscular.
  • Proporcionar acondicionamiento cardiovascular.
  • Aumentar la densidad mineral ósea.
  • Mantener la capacidad e independencia
  • Proporcionar una actividad recreativa y un medio de mejorar la socialización de algunos pacientes.

En cualquier fase de la afección el programa de ejercicios incluirá movimientos de amplios recorridos articulares, insistiendo en el sentido antideformidad, y de refuerzo muscular. Además, incluirán estiramientos musculares y articulares, realizados muy suave y lentamente, hasta alcanzar la máxima extensión.

Cuando sea necesario, y si fuera necesario, los fisioterapeutas usarán máquinas especiales para aplicar calor profundo o estimulación eléctrica para reducir el dolor y mejorar la movilidad articular (electroterapia).

Esto combinado con un buen estilo de vida y terapia farmacológica prescrita, ayudara a mejorar la calidad de vida del paciente reumático.

Para cualquier duda o consulta, póngase en contacto con nosotros.

Cadenas musculares – Método GDS

“ Todos los gestos están cargados de psiquismo y la implicación del aspecto psicológico en el gesto  motor es igual al de la motricidad en el psiquismo»

El psiquismo es el conjunto de los caracteres psíquicos de un individuo y de los fenómenos relacionados con ellos. Nos influye enormemente, ya que estamos el cien por cien del día con nosotros mismos, incluyendo en cualquier actividad que realicemos.

El método GDS de cadenas miofasciales implica la palabra del cuerpo y para decir con el cuerpo (el cuerpo expresa o manifiesta lo que le pasa). Los músculos se organizan en familias, formando grupos neuromusculares o cadenas.

Las cadenas musculares son expresiones de nuestro cuerpo de dentro hacia fuera, una manera de comunicación. El término cadenas sobrepasa el término de unión entre puntos musculares, siendo una cadena un conjunto de músculos, aponeurosis y articulaciones de la cabeza a los pies. Además del sistema puramente locomotor, estas cadenas de “solidaridad muscular» abarca toda la estructura humana, formando conjuntos psiconeuromusculares que se hacen y deshacen, a partir de la expresión corporal, postura y gestos.

Este método se debe a Madame Godelieve Denys Struyf, una fisioterapeuta y osteópata belga. Gracias a sus conocimientos como retratista, pudo definir y ajustar progresivamente un método global de fisioterapia que integra el funcionamiento del cuerpo y su relación indisociable con el comportamiento psicológico.

Los fisioterapeutas pueden formarse en este método gracias al Centro de Formación Philippe Campignion en Alicante y, desde hace unos años, también se imparte en Madrid.

Fisioterapia y Esclerosis Múltiple

¿Qué es la esclerosis múltiple?

La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad crónica del Sistema Nervioso Central, resultado del daño que, por causas desconocidas, produce el propio sistema inmunitario sobre la mielina (capa protectora que rodea las fibras nerviosas). Este daño interfiere en la transmisión de los mensajes entre el cerebro y el resto del cuerpo.

Hasta 2.5 millones de personas padecen EM en el mundo. Mayor proporción en mujeres que hombres (3:1).

La EM puede producir fatiga, falta de equilibrio y coordinación, alteraciones visuales y cognitivas, dificultades del habla, temblor, etc. Cada paciente experimenta una combinación diferente de síntomas. “No todas las personas con EM presentan todos los síntomas ni con la misma intensidad”.

La espasticidad es uno de los síntomas más comunes. Las personas con EM la describen como “sensación de pesadez o rigidez en las piernas o los brazos”, “como si llevaran varios kilos sujetos a las extremidades”. También pueden tener la sensación de que las manos están “agarrotadas”.

Esto le lleva a dificultad para realizar movimientos, actividades (algunas de ellas tan cotidianas como caminar, asearse, comer, vestirse…), alteraciones en el funcionamiento de la vejiga, fatiga, trastornos del sueño, etc.

El curso de la EM no se puede pronosticar, pero con la ayuda de la fisioterapia puede:

  • Aliviar los síntomas.
  • Controlar los brotes.
  • Mejorar su calidad de vida.
  • Hacer que el curso de la enfermedad sea más lento.

El acortamiento muscular puede ser reversible si se trata precoz y adecuadamente por parte de un fisioterapeuta. Este le enseñara estiramientos de la musculatura espástica, y por otro lado la realización de ejercicios para mejorar la funcionalidad.

Los ejercicios respiratorios facilitan la realización de estiramientos, además de ser útiles para rebajar el nivel de estrés y ser consciente del propio cuerpo.

El fisioterapeuta también te ayudara con recomendaciones posturales ya que adoptar buenas posturas durante la mayor parte del día es fundamental para evitar la aparición de deformidades. El fisioterapeuta siempre seguirá un tratamiento INDIVIDUALIZADO y MULTIDISCIPLINAR.

Para cualquier duda o consulta, contacte con nosotros.

Gimnasia Abdominal Hipopresiva

¿Qué es la Gimnasia Abdominal Hipopresiva?

La gimnasia abdominal hipopresiva (GAH), también conocida como hipopresivos, consiste en generar una hipopresión dentro de nuestra cavidad abdominal.

Esta tipo de gimnasia fue creada por Marcel Caufriez en los años 80. Los hipopresivos trabajan la musculatura abdominal sin perjudicar el suelo pélvico.

Engloba una serie de ejercicios postulares y respiratorios con el objetivo original de fortalecer el suelo pélvico y la faja abdominal. La peculiaridad de este tipo de ejercicios se encuentra en el trabajo de la musculatura a través de una disminución de la presión intra-abdominal (hipopresión) al contrario de lo que ocurre con los abdominales clásicos, que generan una hiperpresión dentro de la cavidad abdominal.

Debemos utilizar la técnica respiratoria de la apnea (pausas respiratorias) para poder realizar esta gimnasia. Debemos realizar la postura en la cual vayamos ha hacer la hipopresión,  abrir las costillas al respirar y mantener la posición durante un tiempo para hacer el trabajo del cuerpo.

¿Qué beneficios trae la gimnasia abdominal hipopresiva?

Aunque se diseñó para la rehabilitación de mujeres posparto, hoy sabemos que aportan muchos más beneficios, tanto para hombres como mujeres, entre ellos:

  • Tonificación de la musculatura abdominal.
  • Aumento de la capacidad pulmonar.
  • Tonificación de la musculatura del suelo pélvico.
  • Mejora y prevención de la incontinencia urinaria.
  • Prevención ante hernias y prolapsos.
  • Tonificación de la musculatura postural.
  • Mejora de la función sexual.
  • Mejora de la calidad del sueño.
  • Aumento rendimiento deportivo.

En nuestra clínica contamos con equipo con profesionales que os instruirán en este tipo de gimnasia y os enseñaran lass técnicas respiratorias adecuadas y las posturas correctas para que podáis realizar sesiones tanto en casa como en las clases grupales (máximo 6 personas).

Si estas interesado o quieres saber más sobre la Gimnasia Abdominal Hipopresiva, consúltanos sin compromiso y anímate a intentarlo.

pilates

Pilates Terapéutico

¿Qué es pilates terapéutico?

Consiste en un conjunto de ejercicios globales pausados donde el trabajo del core es fundamental. El core esta compuesto por la región abdominal (oblicuos, recto abdominal y transverso profundo del abdomen), suelo pélvico, región de la espalda (multífidos, musculatura de la columna) y diafragma. Es nuestro centro de gravedad que nos ayuda a controlar los movimientos del cuerpo. La respiración y el control en los movimientos son otros de los principios fundamentales del pilates. Al ser terapéutico lo debe impartir un fisioterapeuta o un rehabilitador titulado.

¿A quién está dirigido el pilates terapéutico?

El Pilates Terapéutico va dirigido a personas con patología como cervicalgias o lumbalgias centrándose en la recuperación de la lesión y en una mejora de la condición física. Los programas de ejercicio se adaptan  de manera personalizada y centrada en sus necesidades ya que se realiza una valoración antes de comenzar para establecer los ejercicios adecuados para su patología.

Beneficios del pilates:

  1. Mejora y corrige la postura corporal. Los ejercicios que se ejecutan durante una sesión de pilates contribuyen a la higiene postural.
  2. Ayuda a ganar flexibilidad.
  3. Mejora la respiración.
  4. Gana movimiento.
  5. Perfecto para lesiones de rodilla.
  6. Método complementario.

Pilates terapéutico en nuestra clínica.

Si tienes ganas de hacer un ejercicio inteligente con un fisioterapeuta profesional y con control terapéutico, entender el objetivo de cada uno de los movimientos, aprender a mover y usar el cuerpo de una manera eficiente evitando el riesgo de lesión y trabajar conjuntamente la respiración y los músculos que se nos pide en cada ejercicio; te recomendamos este ejercicio terapéutico, ya que es una actividad muy recomendable para diferentes patologías.

Nuestro centro realiza sesiones individuales y clases grupales (máximo 6 personas) de Pilates Terapéutico dirigido por nuestros fisioterapeutas especializados.

Si estas interesado o quieres saber más sobre el Pilates Terapéutico, consultanos sin compromiso y anímate a intentarlo.

Cólico del lactante

¿Qué es el cólico del lactante?

El cólico del lactante se inicia aproximadamente en la segunda semana de vida y finaliza al tercer o cuarto mes. Consiste en un cuadro de llantos inconsolables y prolongados (duran 2-3 horas) causadas por una serie de contracciones dolorosas en el abdomen del bebé.

Al tercer o cuarto mes de vida del bebé se desarrollará el sistema digestivo  y no padecerá de cólico, por lo que es una fase que pasan algunos recién nacidos y sus padres.

Si el cuadro de llanto persiste pasado ese tiempo, debe haber alguna otra alteración.

¿Cómo saber si nuestro bebé padece cólico del lactante?

Una de las características clínicas para su diagnóstico es el llanto paroxístico: cuadros de llantos inconsolables durante 3 horas al día mínimo.

Esas horas de llanto suelen tener un horario de prevalencia, es decir, prácticamente a la misma hora todos los días. Predomina el horario de tarde, la intensidad del cólico puede variar dependiendo del niño.

El lactante tiene que estar saludable y no tener ningún otro problema físico ya que podría ser otra explicación para su llanto. Estos cuadros afectan tanto al bebé, que sufre y no puedes consolarlo, como a sus padres, impotentes de no saber que hacer para ayudar.

El sueño del bebe también se ve alterado ya que tendrá dificultad para dormir y lo que duerma no será un sueño profundo. El bebé se encontrará irritable e inquieto lo que afectara a su descanso.

Además, presenta alteraciones gastrointestinales como dificultad para la expulsión de gases correctamente y de las heces (algo parecido al estreñimiento). Destacar que las heces del bebé pueden cambiar de color, de amarillo mostaza típico en el recién nacido, a verdoso. También podemos encontrar alteraciones gástricas a nivel superior como reflujo (diferenciar del reflujo gastroesofágico que es patológico). El vientre del bebe se encontrará endurecido.

Los cuadros de llantos se acompañan de movimientos de flexión de las piernas sobre el abdomen y brazos, apretar los puños, muecas diversas, cara enrojecida e irritabilidad general.

Aún no se saben las causas reales de porque algunos bebés padecen cólico y otros no. Debido a los espasmos de la zona intestinal, se le decidió denominar «cólico» pero actualmente no hay constancia de la causa.

En algunas ocasiones, el cólico del lactante suele ser el «cajón desastre» por lo que es necesario, cuando el bebé llegue a nuestro centro, realizar nuestra propia valoración y ver que criterios se cumplen o no (puede ser que el recién nacido sea estreñido, tenga ansia por comer o no tenga un correcto agarre al pecho o a la tetina, lo que explicaría la irritación al no poder defecar correctamente o la acumulación de gases).

¿Un fisioterapeuta es el profesional indicado en el tratamiento?

El fisioterapeuta es uno de los profesionales que deben de estar incluidos en el equipo de trabajo dentro del cólico del lactante. El pediatra debe realizar su valoración y diagnósticos previos para descartar si puede haber reflujo gastrointestinal patológico u otra causa que pueda provocar estos llantos.

Es importante realizar cambios en la dieta tanto de la madre como del bebé para reducir los alérgenos que pueden estar presentes en los alimentos. Si el bebé es alimentado con leche de fórmula, se debe variar y probar otros tipos de leche que no presentan alérgenos. También debemos tener en cuenta como alimentamos a nuestro bebé ya que, si no realizamos una toma correcta, podemos aumentar el numero de gases que presenta el pequeño y aumentar el malestar.

En el caso de que el diagnóstico sea de cólico del lactante, lo primero que debemos de hacer es tranquilizar a los padres y explicarles que es algo pasajero. Sin embargo, los fisioterapeutas especializados en cólico, pueden ayudar a reducir las crisis de llanto, mejorar el descanso e, incluso, eliminar esas crisis antes de los ansiados 3 meses de vida.

¿En qué consiste el tratamiento del fisioterapeuta con el cólico?

El tratamiento del fisioterapeuta consiste en una serie de trazos y movilizaciones a nivel del abdomen y de cambios postulares del bebé para reducir esas tensiones abdominales y ayudar a sus intestinos a movilizar mejor las heces y los gases. Todas estas técnicas no causan dolor al bebé ya que no es necesario realizar ningún tipo de fuerza.

El fisioterapeuta enseñara a los padres pautas para intentar consolar al bebé durante las crisis (si persisten después de la primera sesión) y les enseñara una serie de técnicas que le pueden realizar para ayudar a la expulsión de gases y heces (en el caso de que vaya acompañado de estreñimiento) y así reducir la tensión y el dolor abdominal. Si los padres presentan dudas sobre como realizan la toma o como coge el pezón el bebé, el fisioterapeuta puede ayudar y enseñar a como realizar la lactancia de manera correcta y eficaz.

En nuestro centro contamos con personal especializado en fisioterapia pediátrica para abordar toda patología musculo-esquelética que pueda presentar un recién nacido.

Cualquier duda o consulta, contacte con nosotros.

Fibromialgia y fisioterapia

Fibromialgia

¿Qué es la fibromialgia?

Es un trastorno de la modulación del dolor en el que se desconocen las causas de su procedencia.

Se caracteriza por dolor músculo-esquelético difuso y crónico de intensidad variable. Es un síndrome no inflamatorio que predomina en el sexo femenino, siendo su aparición más frecuente entre los 30 y los 50 años de edad.

Es una enfermedad crónica perteneciente al grupo de los reumatismos de partes blandas, ya que afecta a los músculos y al tejido fibroso; ocasionando dolor de intensidad variable, así como cansancio generalizado.

¿Qué síntomas tiene la fibromialgia?

Se caracteriza por dolor difuso por todo el cuerpo, que aumenta con la actividad física, el frío y la humedad. Se asocian con frecuencia a trastornos del sueño, cansancio, dolor de cabeza y otros muchos síntomas funcionales. Los síntomas también pueden variar según la hora del día, el nivel de actividad, la falta de sueño o el estrés. Además, puede presentar una serie de síntomas muy variados como por ejemplo: ansiedad, síndrome del colon o vejiga irritable, síndrome seco (sequedad de ojos y boca), trastornos de la circulación (fenómeno de Rainaud, hinchazón de las extremidades). trastornos de la concentración, la memoria, depresión…

Objetivos de la fisioterapia.

Los objetivos estarán encaminados a disminuir y controlar síntomas como: dolor, rigidez articular, espasmos musculares, la capacidad funcional e incluso la fatiga. Para ello, es necesario el desarrollo de un protocolo de tratamiento en donde primeramente se realice una valoración completa y minuciosa del paciente para poder establecer el tipo de tratamiento que más le conviene.
Además, el fisioterapeuta puede emplear terapia manual, miofascial y cinesiterapia, pero sobre todo, educar al paciente para que este sea capaz de complementar el tratamiento de fisioterapia con autotratamientos aplicados en casa para prolongar los beneficios adquiridos durante la terapia.

Para cualquier duda o consulta , no dude en ponerse en contacto con nosotros !